Dulcinea y el barrio mugre

Los viejos malos gratos recuerdos esperaban dentro de ese lugar, (ese mismo lugar), y no por viejos o malos me refiero a los desastres que unos preferiría olvidar o borrar de su memoria, al contrario, gratos por aquello que nos hace recordar y nunca olvidar, pero siempre en el marco de la jodidez nacional. Y fue así, ni tan vieja, ni tan mala -todo lo opuesto- las vibrantes y actuales, las viejas y gratas rolas de los tan míticos Dulcineas, interpretadas por la buena banda de Macehual.

Y aunque suenen redundantes la múltiple verborrea de mis palabras, más que los sonidos, que más de muchos de los que estaban ahí coreaban y jadeaban entre sudores, era el sentirse parte de un añejo espíritu al que pertenecimos, los recuerdos de otras épocas, donde se hablaba de un levantamiento armado en el sur de nuestro país, el extender las manos a los hermanos que sufrían, a pesar de ser invisibles para nosotros por no hablar “nuestra lengua”; el recuerdo vívido de nuestro vecino democrático que invade todo mundo seducido por el imperante sistema global; y los ojos discriminantes que miran a los artistas desde hace 10 años o más… despreciado y ajena a la vida moralmente (muerta) de la comunidad. Una mente dependiente es el sustento de la gran teta del capitalismo, y otras tetas con sabores suculentos para los hombres.Nosotros que siempre estamos en contra de algo ridículo, que bailábamos entre fiestas y rebeldía viva, esperando siempre recibir aquel golpe que nos despierte de un largo letargo de la cotidianidad en la última década: inflación (en todo), bajas (en nada), la misma corrupción, los mismos lugares para tocar y hasta los mismos precios para entrar (el mismo salario para los artistas), pero en todos transpiraba ese espíritu cambiante, siempre errante, soltando golpes a la nada en la que seguimos, gritos que se ahogan en las profundidades de un abismo, y al final, después de la exaltación y el éxtasis del viejo grato recuerdo, las sonrisas y la alegría vieja siempre nueva, subía como humo denso por la superficie del abismo, llevando entre si, ese viejo y siempre, siempre actual espíritu de resistencia.¡RAMONA!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s