RAVE: música sin límites

Image

Un rave es la expresión máxima en la realización de la música electrónica, eventos al aire libre, rodeados de naturaleza, de espacios abiertos, sin contaminantes que distraigan la atención de los fieles a está música, creando un  espacio de libertad durante la larga duración de estos festivales, soltando sus cuerpos al paso de los 120 beats por minuto, al latir de su corazón. Pero un rave es más que simple música, es más que pasar un rato desapercibido de las cotidianidades de la sociedad, es más que querer escapar entre los beats y los samples de sonidos que sumergen en una libertad y escapan las miles de aquejas o molestias, tal cual en un ritual, desechando cargas entre el bailes y risas, es más que drogas, es un espíritu que absorbe a los espectadores en un círculo con las insignias que identifican a estos eventos: el P.L.U.R (por sus siglas en inglés): paz, amor, unión y respeto.

Para mí, era la primera vez que asistía a un evento como estos, realmente siempre había sentido cierta intriga en asistir a algún rave, respirar y experimentar las distintas cosas que suceden ahí. Todos hablaban de eso, de la música, el encanto de lo prohibido, la libertad y los excesos. Llegue, después de internarme en una brecha y subir y bajar por empedrados, a un pequeño llano, bordeado por cerros a los lados y milpas quemadas por el frío. La primera sensación que tuve fue la de haber pasado a otro mundo. Un mundo electrónico, plástico. La música retumbaba en mis oídos y el corazón se aceleraba a cada tiempo. La llegada de la banda era constante. A cada hora iban y venían, nunca era tiempo malo para llegar. Todos quieren bailar y divertirse. Pantallas gigantes muestran videos llenos de color con figuras geométricas y animaciones que cambian según el ritmo de la música, al fondo se erguía un escenario donde escapaban luces rumbo a todos lados, la música impregnaba a todo el ambiente mientras una neblina matinal bajaba poco a poco. Aún no amanecía y faltaba mucho para que vislumbrara el final.

Image

ORIGENES

 Rave significa, literalmente, delirio, desbarre o desvarío. Su origen tiene en Jamaica, donde a las sesiones de baile (dancehall) se les denomina ravings. De allí, el término saltó a Gran Bretaña, y comenzó a llamarse raver a la persona que iba de fiesta en fiesta, y rave a la fiesta con música electrónica que se montaba (casi siempre de forma ilegal) tras el cierre de los clubes, por lo general en hangares abandonados o en descampados, y más tarde en playas, calles, castillos y los lugares más insospechados. Toda esta eclosión se produjo en el cambio de década de los años 80 a los 90. Buscaban lugares alejados y escondidos en los que se instalaron los primeros y míticos raves que tenían nombres tan atractivos y neo-hippies como Energy, Sunrise, Back To The Future, Joy o Live The Dream. Los ravers se comunicaban entre sí para poder informarse de dónde se celebraba la fiesta, que a las pocas horas era descubierta e invadida por la policía.

 “Tsch, tsch. cortarrooollo. 10 policías + 1 rave + 20.000 ravers = se acabó la fiesta. ¿O no? Francia, finales de los 80. Fiestón al aire libre en un parque privado. Por supuesto, nadie había pedido permiso. Por supuesto, llegan los gendarmes. El capitán se sube a la cabina del Dj y comunica: “Señoras y señores, la fiesta ha terminado”. Boooooh.  Los organizadores le ruegan al capitán que dejen pinchar una última canción, el señor discjockey ha viajado desde Inglaterra. El gendarme concede: “Señoras y señores sé que han venido a escuchar a un artista que viene de lejos. Le dejo poner un último disco, pero después se acabó, ¿de acuerdo? Y bajo los primeros rayos de sol, todos se volvieron locos durante siete minutosBuen rollo elevado al cubo.” (Martha H. de Mendoza, “25 años de la revolución rave: como tu mejor orgasmo” en http://www.rollingstone.es)

El encanto de lo prohibido incrementó el atractivo de las raves, que empezaron a generalizarse también en Europa. Pero sería imposible definir el auténtico espíritu de la palabra rave, y  de interpretar o explicar la palabra rave a alguien que no haya experimentado el éxtasis que supone estar en perfecta armonía con todos los que te rodean, el sentimiento de poder bailar en medio de un montón de caras sonrientes, el impacto de un disc-jockey que te puede llevar tu cuerpo a uno mismo con el cuerpo a través de su música,  desde las más profundas y oscuras cavernas del trance hasta las más altas cimas de la utopía espiritual.

Image

LA ESENCIA, SU MÚSICA.

El beat es la fuerza que te mueve. Es simplemente perderse uno mismo, llegando a ser uno con la música, y dejando que la música controle tus movimientos.

La esencia de un rave. ¿Qué lo hace tan especial? Es acaso la libertad sin límites de que tanto se habla bajo voz. El sentir, por momentos, la anarquía o el hecho de perder los estribos de la razón y hundirse en el hedonismo, consumido en las paredes de nuestra conciencia. ¿Qué es? ¿Es la clásica imagen de juventudes tiradas en los vicios del alcohol y las drogas, o las modas pasantes que vienen y van, y se pierden con el tiempo entre los días de la sociedad?

Más allá de los tópicos que siempre surgen y los prejuicios que se crean alrededor de ellos, se quedan vagos cuando uno asiste a un evento como estos. El experimentar y conocer un rave es sorprendente, y si acaso se desarrollan estos factores, que no solo pertenecen a estos círculos, sino también a otros más, incluye muchos otros. El PLUR siempre esta en el aire, se trata de manifestar en todos y perdura en todos los que van a un rave, se entierra en las entrañas de nuestro espíritu y arde desde adentro. Es el credo, el lema y la esencia… Paz, Amor, Unión y Respeto. A pesar de ser relativamente reciente este acrónimo, los ravers, desde un inicio, demostraron estas particularidades, compartían estos principios. Puede interpretarse como la forma en que un raver cree que él o ella debe vivir su propia vida, y como se espera que la gente se comporte en una rave.

La esencia de la música es que está en constante flujo. Cada día un nuevo estilo es creado. Los Dj’s mezclan dos diferentes composiciones, y una nueva canción nace. Esto lo podemos apreciar con la evolución que desde sus inicios presentó la música electrónica: el house, acid house, techno, hardcore, techno breakbet, drum´n´bass, trip hop, trance, goa head, goa trance, psychodelic trance ambient y trival, por mencionar algunos.

El raver no tiene edad, todo aquel que gusta de gozar, al aire libre y en contacto con la naturaleza, de la música es un raver, desde niños llevados por sus padres, que juegan alegremente a las primeras horas del sol matutino, hasta la pareja de señores que alegremente bailan entre los adolescentes que asisten.

Las drogas han sido parte de la escena rave desde el comienzo. No se pueden separar  de la escena el uso de estas, aunque es independiente de cada persona, cada raver tiene la libertad plena de sí mismo. Los raves son una forma de cambiar el estado psicológico del ser humano, llevándolos a un plano existencial diferente, transportado por la música chamánica del dj. desvaneciéndose en una energía muy primitiva. La escena rave es un movimiento underground. Ha sido subcultura de un escape. Es por eso que este movimiento ha podido establecer su propio sistema, su propia moralidad y sus propias reglas… o la falta de ellas.

En el epicentro de una auténtica rave palpita algo intangible, una vibración única. Un sentimiento extraordinario, una sensación indescriptible. Una danza tribal, y otra dimensión por descubrir. El beat, el latido de la música electrónica.

Image

 Los Raves: entre el bien y el mal.

Hay quienes encuentran en las raves una filosofía más allá de la música: una onda tan expansiva que puede cambiar el mundo. Otros, prefieren verlo como la máxima expresión de la comunión en el baile, del respeto y el amor a través de la música. Es en los raves donde personas encuentran cierta identidad, que tal vez, los salvé del abismo caótico que producen las sociedades. Buscar el espacio para estar consigo mismo, en comunión con los demás, sin prejuicios, ni dedos que te señalen, no se juzga ni se condena el estilo de nadie: ni las pintas, ni el pelo, ni el maquillaje, ni la orientación sexual, ni los gustos musicales. El espíritu rave es imposible de concretar. Fusión de ideologías musicales, tolerancia, conciencia, respeto a nuestros semejantes y a la tierra. Un rave es algo así como la combustión instantánea de miles de cuerpos en puro baile. Hedonismo. Libertad. Sin límites. 

 Image

 

 

 

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s