El abandono de la palabra

En medio de la restauración priista, ayer muy temprano, miles de zapatistas bajaron desde las montañas del sur más profundo para ocupar en silencio las calles de cinco ciudades chiapanecas. La nueva emergencia pública del EZLN de inmediato se puso en el centro de la reflexión, e inundó, también, buena parte de las redes sociales. Por la tarde, apareció un brevísimo pero sustancial y metafórico comunicado. Las preguntas se agolpan, ¿qué silencio renació?

El artículo que reproducimos a continuación, fue publicado en Mayo del 2011 en la revista Palabras Malditas, en el contexto del Movimiento Por la Paz con Justicia y Dignidad. El motivo para publicar este texto un año después de que fue escrito responde a la intención por contribuir a la reflexión sobre  la forma del resurgimiento zapatista: el silencio significante.

El abandono de la palabra. O el último poema de un poeta que prefirió el silencio para tomar la calle

José Lagos

silencio

El silencio es la frontera de la palabra. Así como la muerte es una posibilidad inevitable de la vida, el silencio, no puede desprenderse y existir separado de la palabra, muestra “los límites de ese lenguaje y la existencia de algo que por todas partes lo rebasa.”[1]

Resulta significativo, más allá de la nota periodística, considerar el vuelco de un poeta hacia el abandono de la poesía. Después del asesinato del hijo de Javier Sicilia y otros jóvenes más, éste, ante los asistentes a una convocatoria exigiendo justicia por el asesinato de los jóvenes, dijo: la poesía no existe en mí. Ante esto, ¿qué puede significar el abandono de la palabra en un país que se inunda de violencia y muerte?

La palabra es cualidad exclusiva del humano, y no la comparte con nadie. La palabra tiene una “función simbólica, esto es, la posibilidad de referirnos a las cosas por medio de signos que la suplan, constituye la esencia del lenguaje discursivo.”[2] El símbolo re-presenta la cosa, sustituye el mundo vivido, proyecta la realidad, identifica un fenómeno que ya ha aparecido. El lenguaje discursivo, dice Luis Villoro, no habla de un mundo vivido sino de un mundo representado.[3] El lenguaje discursivo ideal no tendría que suponer variables, elimina la singularidad de las cosas y para ello necesitaría abstraerse de la subjetividad, para así, comunicar la realidad.

Sin embargo, por poner un ejemplo, un perro caminando delante de nosotros no puede ser el mismo siempre, pero sí hay siempre elementos insólitos, singulares. Para expresar el significado del mundo que nos rodea, en este caso, el perro caminando, podríamos recurrir a dos cosas. La primera, la cual alcanzo imposible, significar el andar del perro en sí mismo, la cosa en sí, independientemente de las sensaciones subjetivas; y, la segunda, mostrarlo tal cual se presenta subjetivamente ante nosotros.

No es opuesto que, por un lado, la palabra discursiva, que identifica algo con otro ya aparecido mediante una estructura lógica que determina la compatibilidad y permite, a su vez, la recognición de ese algo; con la ruptura que, por otro lado, representa la negación del significado discursivo que presenta ese algo como es vivido, por quien, retomando el ejemplo anterior, mira andar al perro, convirtiendo el fenómeno en algo inusitado. Y es este caso último que, prescindiendo de la recognición, representa un acercamiento a lo desconocido y a la fascinación, siendo esta la posibilidad de la poesía, la danza, la música y las demás expresiones que niegan las significaciones invariables que encarna la palabra discursiva. Posibilidad como la muerte para la vida. Una relación simbiótica que a pesar de la contradicción que se da en su seno, no anula la existencia de las dos. Si la palabra discursiva está de un lado, la poesía, no está al opuesto, sino entre la anterior y el silencio. La poesía juega una suerte de mediación.

El silencio, anota  Villoro, “significa en cada contexto algo distinto, pero además añade a ese significado un matiz propio: que la palabra no es adecuada al modo como las cosas en torno se presentan [y como se enfrentan], que no puede figurarlas con precisión.”[4] Para reflexionar sobre el abandono de la palabra, el silencio de Sicilia, es adecuado usar el silencio como elemento significativo, en el que la palabra es limitada y  la situación enfrentada la desborda.

El silencio, cuando se enfrenta a la situación, como en Sicilia, se convierte en un vuelco que no describe la palabra, sino la pulsión. O, ¿negaríamos que el dolor y la muerte son situaciones que ninguna palabra puede significar? Y, cuando ese “dolor” y “muerte” ronda a lo largo y ancho del país, ¿qué pasa?

El silencio además de reemplazar la palabra, sustituye también, la muerte y la situación de la cual la palabra fue incapaz de re-presentar. Cómo iba a hacerlo, si la realidad reproduce muertos por doquier. La realidad excede toda re-presentación.

Los significados del silencio resultan distintos en cada contexto, en este, enmarcado en la exigencia de “ya basta” y de justicia, se vuelve resistencia. Muchas voces silenciadas se atraen espontáneamente a quien simboliza sentimientos ante un país que se derrumba.

Lyotard dice que nombrar no es mostrar, la palabra perlocutiva, la de acción fáctica (la del estado o los criminales), nombra las cosas como le conviene, el estado dice: ya basta, sí, pero a los criminales, y no a quienes los combaten. El preludio del silencio, hablando de la misma cosa, dirá:

“El mundo ya no es digno de la palabra

Nos la ahogaron adentro

Como te (asfixiaron),

Como te

desgarraron a ti los pulmones

Y el dolor no se me aparta

sólo queda un mundo

Por el silencio de los justos

Sólo por tu silencio y por mi silencio, Juanelo”.

La pregunta inicial vuelve, ¿qué puede significar el abandono de la palabra en un país que se inunda de violencia y muerte?, O ¿qué significa abandonar la palabra cuando la fuerza del estado de cosas la ha desbordado? La palabra, la poesía y el silencio, son únicos del humano; pero son también elementos de apropiación. Dejar la palabra para hacer que el silencio crezca en avalancha, hasta el estruendo. Abandonarla, para apropiarse del “silencio de los justos” y hacer frente a la presencia misma de un país que se hunde. Dejar la palabra para tomar la calle. Por la palabra, el silencio, quizás, volverá después.

[1] Villoro, Luis, La significación del silencio y otros ensayos, México, D.F., UAM, 2008, p. 69.

[2] Ibíd. p. 50.

[3] Ibíd. p. 55.

[4] Ibíd. p. 66

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s