Disquisición personal sobre «Sans Soleil»‎, de Chris Marker

Pamela Zara

 sanssoleil

Debo decir que no soy en absoluto una experta en el cine, lo que pueden leer a continuación es la experiencia que me causá ver la película. Mi opinión es meramente personal y no pretendo fungir como crítica del séptimo arte.

Tuve la oportunidad de ir a ver Sans Soleil este viernes en la Cineteca Nacional, como parte de las funciones de Ambulante en la Retrospectiva Chris Marker. Realmente es una película inusual, es decir, la califican como documental pero es tan libre que cuesta compararlo con algún otro de este género que yo conozca. Yo no había visto ninguna película de Marker, que fue un cineasta francés excepcional en todos los sentidos. En esta función, la película fue narrada en francés y proyectada en 35 mm, el invitado especial fue el crítico Jean-Michel Frodon, quien explicó que debido a que “no hablaba español correctamente”, hablaría en francés, y sería traducido por Jean-Christophe Berjon, de la embajada de Francia en México. Lamentablemente para mí, la función comenzó con retraso y no pude quedarme al debate que propusieron para cuando terminase el ensayo fílmico.

La película comienza con una cita de Bayaceto, de Jean Racine: “L’éloignement des Pays repare quelque sorte baño là trop grande Directivos proximité des temps”. (La distancia entre los países se compensa un poco por la excesiva cercanía del tiempo). La primera imagen que aparece son tres niños en  una carretera de Islandia. La voz en off de Florence Delay, que nos acompañará en toda la película, dice que para él (Sandor Krasna), era la imagen de la felicidad. Al ver esto recordé que hace muchos años, tal vez doce, acompañé a mi mamá y mi hermano al museo de San Ildefonso, había una exposición que proyectaba un vídeo de un joven corriendo en un campo lleno de flores, con Chariots of Fire de Vangelis de fondo,  me pareció la imagen de la felicidad. Me impresionó mucho que en menos de un minuto, el documental Sans Soleil, tuviera la capacidad para identificarse con mi vida. Pude ver el gran impacto que cada escena provocó en la audiencia, desde los saltos en las butacas debido al asesinato de una jirafa, hasta los gruñidos de asco al ver larvas en el cuerpo de un humano agonizante.

Realmente no creo haber entendido del todo lo que quiso expresar Chris Marker con Sans Soleil, para mí es de esas películas que debes ver muchas veces para vivirla completamente.

Algo bastante extraño en el filme es la música, que el propio Chris Marker creó bajo el pseudónimo de Michel Krasna. Es una música cuyo ritmo puedes ver en las escenas. Me provocó una sensación de inquietud acrecentada cuando pasan imágenes sobre las fiestas de barrio en Japón y en África.

Menciona a muchos personajes, desde Kennedy hasta el Che Gevara, pasando por Mussorgky, el cual tiene una canción que le dio el título a película. También cita a personas comunes, dando ese toque excepcional a la película, que añade poesía a un diario de viaje, romanticismo a la normalidad, tragedia a la alegría de vivir que se vuelve frenética.

Recuerdo especialmente “La locura protege al igual que la fiebre”.

Hace que encuentres similitudes entre culturas muy distintas. Por ejemplo, dice que “el saber mágico se transmite por las mujeres” tanto en Japón como en Bissau, sin importar que las japonesas a los 20 años sepan que se espera de ellas la patria y las jóvenes de Cabo Verde tengan un ritual de cortejo con la mirada. Está película es fascinante por el hecho de que abarca un poco de todo lo que es la cotidianeidad en esos países; como cuando los jóvenes crecen olvidan “el secreto”, como la muerte les parece un tabique que los separa de la vida, como todo está relacionado entre si para algunos, que todo tiene espíritu para algunos y los comunistas son culpables de todo lo que está mal en el mundo para otros.

Refiere a una gran variedad de cosas, de lugares, de personas. Es increíble lo subjetivo que puede ser, su afán por capturar toda la esencia de la vida en lugares tan dispares, como una pareja japonesa rezando por que su gata Tora estuviera bien, o un gato negro y blanco caminando por encima de las calles islandesas enterradas en ceniza debido a una erupción volcánica. “Nada es simple” lee Florence Delay. Entiendo porque, antes de iniciar la película, Jean-Michel dijo “Es un documental, pero también es una poesía y una fábula”.

Anuncios

2 Respuestas a “Disquisición personal sobre «Sans Soleil»‎, de Chris Marker

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s