Tequila: You makes my happy

Omar Bedolla

Imagen

Jalisco, estado fértil con olor a tierra mojada, y con enormes y preciosos paisajes coloreados por el verde luminoso de los plantíos de agave, ofrece muchas sorpresas a sus visitantes, pero sobre todo a los amantes de la bebida que pone la mexicanidad en alto en todos los lugares del mundo: ¡El Tequila!

Poblado antiguamente por chichimecas, otomíes, toltecas y nahuatlacas, Tequila es un “pueblo mágico” famoso por ser el máximo productor de tequila a nivel mundial, donde el calor climático y de sus pobladores logra que todos beban por lo menos un rico alipus.

DSC_0059La aventura tequilera comienza cuando el agave azul es cosechado y cortado por el llamado Jimador, que debe su nombre a la jima, esa gran navaja con la que se rebana el agave; aproximadamente de un fruto de siete kilos se pueden obtener tres litros de tequila. Ya rebanado el agave se cose en primera instancia para después  ser mandado a la molienda, a esa molienda iba José cuando gritó, “¡AAAAY LA CULEBRA!”; un simple dato curioso, después sigue el proceso de fermentación para de inmediato pasar al proceso de destilación, donde se purifica y se le retira el exceso de metanol y se obtiene el primer producto llamado ordinario; después se somete a un segundo ciclo de destilación llamado rectificación, de donde se obtiene como producto el tequila con una graduación alcohólica de 55 grados y que finalmente es rebajado con agua hasta llegar a los 38 grados de alcohol. ¡Listo! Tenemos tequila blanco, pero ¿cómo se logra el tequila reposado o añejo?, pues fácil, como su nombre lo dice, el tequila se deja reposar en barriles llamados barricas por un periodo de tiempo largo: esto es, si buscamos un tequila reposado se debe mantener en la cava de dos a ocho meses, si buscamos un tequila añejo, se deja de 11 meses a dos años, pero si somos de paladar muy exigente y buscamos un tequila extra añejo, lo dejamos reposando de tres a cinco años. Ese es, a grandes rasgos, el proceso tequilero. No hay nada mejor que disfrutar de un buen tequila en compañía de los amigos o la familia, sin embargo hay que tener en claro dos aspectos para saber si el tequila que adquirimos y que beberemos es un tequila original y de buen sabor; primero debemos estar seguros de que el tequila sea 100% de Agave, debe contar con su sello de la SHCP y el SAT, además debe estar aprobado por el CRT (Consejo Regulador del Tequila).

DSC_0058

Si estamos seguros de que el tequila que beberemos cuenta con estos requisitos, sin duda podremos disfrutar de unos buenos tragos sin temor a resaca, pero si no los tomamos en cuenta, corremos el riesgo de despertar con una resaca legendaria que nos haría exclamar como Antonio Aguilar: “Ay Diosito, si borracho te ofendí, ¡en la cruda me sales debiendo!”

DSC_0042

Anuncios

Una respuesta a “Tequila: You makes my happy

  1. Wow, yo no sabía que existía un Consejo Regulador del Tequila.
    Está genial, gracias por la información.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s