Enjambre & Carla Morrison: Mi dulce soledad

ImagenLa música y el amor siempre han estado unidos de una forma natural, o quizá sea, solamente la necesidad de vincular al arte con los sentimientos, pero inexplicablemente todos queremos siempre sumergirnos en una fantasía donde nuestra música, con la que alimentamos nuestro espíritu y que simplemente no podemos vivir sin ella, sea la noche estrellada con que recordemos una historia de amor, de caricias y susurros al oído. Estar abrazado, rompiendo el frío con dos cuerpos juntos, tomados de la mano, gritando y cayendo en el vaivén de la seducción de la música. Pero así como la naturaleza las une, cada una tiende a tener una naturaleza imperfecta, tanto en el amor como en la música, es solo cuestión de soplar levemente a una para que el equilibrio de nuestras fantasías se pierda en una dulce soledad.

De un polo a otro es por dónde flota la música de Enjambre, y tal vez más de un único ladose encuentran los sonidos con que desgarra nuestra alma la voz de Carla Morrison. De recuerdos alegres caemos hasta un profundo penar de historias tristes y la desesperante verdad se hace cada vez más clara mientras frente a ti vez pasar a gente sonriendo. Es simplemente encontrarte entre luces y no sentir el calor de ninguna de ellas, esperando a que alguna nos ilumine y sentirse nuevamente entre la noche estrellada con  la que todos soñamos.

Imagen

Y así empezó una noche, fría y gris, que acabo en oscuridad, acompañada fielmente por la gran música de estos artistas, que con sus melodías y canciones hacían levantar a todos de sus asientos. Una noche que amenazaba con gotas de lluvia, pero todos esperaban atentos, todos coreaban y cantaban sus canciones favoritas, grabando, tomando fotos, cerveza, etc.…  al llegar Carla Morrison ya cantaba,  ovacionada por el público que con gritos coreaban sus canciones, ya al final entre confetis rojos se despedía con otro par de canciones. Después de un momento, entre molinos de tierra que se levantaban por el aire que corría, salía Enjambre que hizo correr a todos – o levantarse de sus lugares – y ponerlos a bailar al ritmo de ese buen bajo sonaba.

Imagen

Después de la excitación musical de muchos de los fans que se dieron cita, el concierto los dejó satisfechos, y a uno que otro, feliz por la manera en que terminarían su noche. Todas las bandas, todos los músicos hicieron vibrar a un público que se abrazaba con las bocinas para olvidarse del frío que soplaba, o alejarse de un frío y despistado corazón. Al final, sólo volví a perder otro amanecer.

Imagen

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s