Coahuila en el FICG, un esfuerzo de sanación: Presentación de Catálogo de Locaciones

José Lagos

El sol dominaba el horizonte. Un polvo amarillento se alzaba en los caminos. Imaginaba los inmensos cielos azules que acompañaron a Pancho Villa en la toma de Torreón. Las calles, salpicadas de un sanguinolento color carmesí.  Las camionetas, voraces bestias de fuego y sangre. Descendí temeroso. Solicité mi equipaje casi en silencio.

Eran mis primeros minutos en Torreón, Coahuila. Era mi primera vez en el norte. Conforme el tiempo avanzaba las anteriores imágenes se fueron difuminando. La comida (gorditas de cocedor, discada, carne, mucha carne, tortillones monumentales, nieves chepo, “raspas” y pasteles Martha’s); la gente de recio y distinguido trato, como curtido al sol. El aroma de las noches de quisquilloso aparecer circulaba cárnico e infantil. Me sorprendí, las familias convivían bajo el apacible calor nocturno y los vapores de carne asada, mientras los niños jugaban y reían en las calles desérticas. Cheves, música de banda y mucho calor. Me enamoré pronto.

DSCF0270

El día de ayer, en el Festival Internacional de Cine en Guadalajara se presentó el Catálogo de Locaciones Filma Coahuila, de la mano de la Secretaría de Turismo y la Secretaría de Cultura del mismo estado. Este catálogo fue impulsado por Elizabeth Juárez, José Luis Rivera y Tomás Sánchez. Además, participaron como comentaristas el cineasta Sergio Avilés y el productor Roberto Fiesco. A bote pronto, el catálogo es una recolección necesaria en tiempos de intensas tolvaneras. En 151 páginas de fino detalle, avistamos un panorama de ricos y hermosos paisajes. “No van a encontrar ese cielo azul coahuilense en ningún lado”, dijo Avilés. Son cientas las historias que incitan las frescas fotografías que guían nuestro recorrido. Desde los edificios históricos que inundan la pupila de un arenisco color; sus paisajes límpidos de tranquilidad exuberante; sus turquesas y fantásticas aguas que reposan milenarios tiempos; o sus desiertos de liminal y alucinante tonalidad. El catálogo es sin duda una guía de color, magia y fascinación de una tierra ensombrecida en los últimos años. Enloquece hasta la más inadvertida de las miradas. Es un fragmento representado de un poema norteño todavía no escrito.

Cuando mi primer viaje a Coahuila estaba terminando y abordaba yo el camión de regresó, supe que el norte,  a pesar de todo, se resiste a seguir existiendo, a no dejarse morir. Y eso es suficiente para sonreír.

En tiempos en los que las tormentas de arena azotan la vida y la supervivencia no está asegurada, un esfuerzo como este catálogo, aparece como una postal de promesas de tiempos que merecen ser mejores. En fin, si el cine mexicano cuenta en sus balances muchos negativos, sí puede aspirar a su noble naturaleza; contribuir a sanar las heridas de un país roto. Este catálogo contribuye a ello.

Anuncios

Una respuesta a “Coahuila en el FICG, un esfuerzo de sanación: Presentación de Catálogo de Locaciones

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s