Realidades fingidas

¡Vaya! Qué ambigüedad tan grande; qué ironías, en plena época de supuestos derechos fundamentales internacionales, revoluciones, libertades e igualdad de género se ha mantenido bajo el telón muchos asuntos, entre esos éste.

¡Es tan natural! Todo el mundo sabe del proceso hormonal de las mujeres, las chiquillas ya saben también lo que sucederá con su cuerpo y hasta pareciera que lo esperaran con ansias.

Entonces es aquí donde viene el interrogante, si es tan natural como parece, si se dan lecciones en las escuelas y es tema de estudio donde se tiene que aprobar en un examen para demostrar que sí nos aprendimos las partes del cuerpo y comprendimos su proceso natural, ¿por qué entonces mostrar el color azul en las propagandas de toallas higiénicas y tampones? ¿Porqué entonces el corazón, símbolo universal del amor se hace al rojo vivo; no es acaso igual la pasión de recordar el proceso de ser mujer? ¿Porqué debe ocultarse el acontecimiento que nos hace fuertes, de tener que seguir la rutina normal, cumplir horarios, mientras nos desgarramos por dentro y sangramos? Si es tan intransigente pues deberían darnos reposo sin descuentos de salario, pero no; para trabajar sí, no es asqueroso; es que no me imagino donde la “regla” le llegara a los hombres. Pero bueno, demos gracias a la fortaleza femenina que ha sido capaz de soportar estas faltas.

La ambigüedad a la que me referí al inicio fue precisamente esa: si es un proceso universalmente natural sin perdonar nivel económico, social o religioso que se pueda tener, ¿por qué se oculta? Estaría de acuerdo sólo si se hace bajo el principio de salud; que digamos, no nos ponemos estos tampones para no molestarte tu rato si no porque al no utilizar protección en estos días podemos estar vulnerables a infecciones de cualquier tipo y no es Sano para nuestro cuerpo y salud. Y no tratar este tema como un tabú, o asombrarnos y darnos asco porque una se manchó. ¡No! Esto se debe asimilar, ¡es totalmente natural! Me pasa a mí, a ti, a tu madre y a la mujer que estás pretendiendo. Como seguramente también le pasará a tus hijas. Y si quieres venderme toallas higiénicas por favor dibuja la sangre Roja, para mujeres reales, que no somos extraterrestres. No os preocupéis que es igual, es la misma sangre Roja que recorre todo tu cuerpo.

Por Mónica L. Muñoz Mendoza

habrásangre5

Fotografía de la serie There Will Be Blood (Habrá sangre), de Emma Arvida Byström.

 

Les recordamos que seguimos recibiendo textos, pueden enviarlos por facebook o al correo revistadetournement@gmail.com

Las participaciones serán publicados en nuestro sitio.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s