Apatlaco

Gustavo Ogarrio

En aquél entonces solamente flotábamos entre las olas de la ciudad y teníamos un refugio que incendiábamos estando juntos o que montábamos como una bestia triste porque también éramos hijos de las películas en inglés con subtítulos y Apatlaco era un templo de adolescencias una comuna a destiempo de esbeltas madrugadas y de demonios o leopardos que vivían como se viven las religiones que nombran el río o la montaña o el relámpago por primera vez mientras alguien cocinaba unos huevos con jamón infames hechos con esos gramos de locura y alucinación casi sagradas.

Ya dije de alguna manera que también éramos hijos bastardos de la cumbia y del heavy metal o de la trova sentimental o del viejo zorro negro del blues y cantábamos canciones hermosas e incomprensibles y fingíamos que alguna revolución nos miraba a los ojos y nos estremecía con sus futuras hazañas de libertad mientras murmuraba que en realidad era un sapo que crecía desmesuradamente o simplemente una viejecita con vocación de aguafiestas del capitalismo. Éramos hijos de aquellas corrientes del mar en las que sólo basta un poco de curiosidad para coleccionar arrecifes cargados de sangre marina o abismos líquidos de luz o batallas ciegas contra la ballena maligna. Después la vida se puso seria y se disfrazó de gato boca arriba y salimos disparados sin cursilerías hacia el futuro y ahora somos estas hormigas desperdigadas al borde del camino.

Fuimos cinco o diez o cincuenta y a veces hasta doscientos entre hermosas intérpretes del abismo y reptiles melenudos los que hace siglos en aquella casita de Apatlaco se batieron con sus alas de murciélago contra la nada. Fuimos espantosos a la luz de la luna y nuestra alegría melodramática ya sospechaba que la patria se estaba pudriendo y que ya nadie recordaría aquél escándalo pre-digital en el que por un segundo fuimos también una caricia maldita y perfecta del destino.

muchachos

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s