NOISE PROJECT: La ansiedad

Visual

ft: Jorge Calderón

La ansiedad que cargaba conmigo me afectó, pero ya era desbordante, mi cuerpo lo necesitaba. Querer bailar en el campo alrededor de arboles, o algo similar. Salir de madrugada mientras la ciudad duerme. Aire fresco para una oleada de calor que se hace más sofocante por las manifestaciones de la ciudad. El amanecer como fondo. Y al final despertar el instinto con los primeros rayos del sol. Una ansiedad que poco a poco iba pasando, cual trago molesto de alguna medicina. Pero siempre la realidad destruye la expectativa, el problema aquí fue crear una “expectativa” que alimentó mi ansiedad al límite.

Un pedregal arenoso de un cerro asesinado te daba la bienvenida, y la aurora de luces resplandecía con un mar de estrellas en la oscuridad del amanecer. Un mosaico de LEDs iluminaba todo el dancefloor. Mientras buscabas una inclinación aceptable en el lugar, visuales y animaciones coloreaban todos los listones que flotaban con las brisas ligeras y frías del sereno. Empezaba mi fiesta frente a alguien que explotaba en la suya. Todo se le caía, se derrumbaba su religión o sus creencias, sus gritos desesperados y sinceros. ¿Qué carajos veía?

La música era la euforia de la fiesta, un progresivo trance sonó de luna a sol. No faltaron las mágicas manos, las intersecciones de dubstep y los beats divididos a mínimas fracciones que se impactaban en mis oídos; ni tampoco los debrayes de Easy Rides, ese loco que se junta con otro, para soltar un reggae rastafarai en medio de su act… Vaya noche transcurría, hasta que me di cuenta de que el sol pegaba en mi piel. No importó realmente, la cerveza se calentaba rápido pero los primeros sorbos valían la pena. Un cigarro para avivar el sabor de las encías ácidas por el veneno y mover las arenas frente a las cajas explosivas que llegaban a levantar mis pies.

El problema no es dónde, ni cuándo.  A veces la sed de fiesta va más allá. El problema son los límites que nos detienen. La razón, “la sociedad” o tu propio cuerpo (que es tu única autoridad aquí). Pero la pasión es la fiel acompañante, un sorbo de libertad mal servido es lo que nos ofrecen. Pero, ¿dónde encuentro la fuente, si es que acaso existiera una? Esas búsquedas son temerarias y aventureras. Todo puede pasar. A efectos menores, salir de una cárcel en domingo por la mañana por haber transgredido el orden público la noche anterior. A efectos mayores, la diversión es sana y necesaria, pero no todos son conscientes de ella.Y ahora, cuando termina todo, la ansiedad regresa.

por Bandan

ft: Jorge Calderón

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s