Las cholitas: el tesoro de Bolivia

Alejandra Leyva

Las cholitas son seres enigmáticos, fantasmales y presentes. Todos hablan de ellas, pero pocos saben lo que realmente significan. Ellas constituyen “un matiz de mestizaje” que no pierde su identidad indígena, ni renuncia a su peculiar forma de vestir, con su típico bombín, mantillas y polleras, a pesar de la influencia norteamericana o china que actualmente hay en Latinoamérica.

Con cariño, suele llamárseles “cholitas” para evitar cierto sesgo de discriminación que todavía tiene el término “chola”, donde aún se oye en La Paz, aunque cada vez menos, en tono peyorativo. Es común vérseles en la calle caminando, de comerciantes, de periodistas, de madres, de guardaespaldas, de abuelas, de hijas, de luchadoras y sin embargo, son oro puro esparcido en la arena del asfalto o de la tierra. Ellas, a pesar de ser el símbolo de los bolivianos sufren las más altas carencias. Por ejemplo, en El Alto, una localidad urbana cerca de La Paz, es común vérseles en las esquinas pidiendo limosna, de luchadoras o prostituyéndose. Aquí, unos retratos y aspectos de mi viaje a Bolivia, en donde ellas fueron las constantes acompañantes del recorrido.

 

cholitas1 cholitas2 cholitas3 cholitas4 cholitas5 cholitas6 cholitas7 cholitas8 cholitas9 cholitas10 cholitas11 cholitas12 cholitas13 cholitas14 cholitas15 cholitas16 cholitas17 cholitas18 cholitas19

Fotografías y texto de Alejandra Leyva

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s