La prueba

Ku Klux Klan

Gustavo Ogarrio

Desde pequeño accedí a los terrores del sueño y muy pronto me hice de dos soberbias pesadillas. En una de ellas se figuraban perfectamente tres o más ratas blancas que mientras perseguían no sé qué cosa –temo que en algunas ocasiones era yo el perseguido– iban como diluyéndose en una serie de columnas plásticas y líquidas en blanco y negro. Todo terminaba en un apocalipsis cuya atmósfera era una pesada sustancia gris sin forma.
El otro sueño era como más real y los temores que creaba en mí eran más profundos. En el sueño iba solo, era de noche y la oscuridad era intensa. Al llegar a la calle Del Bosque, que hacía esquina con Belisario Domínguez, justo donde todavía hoy se encuentra un enorme árbol de más de veinte metros de altura que obstaculiza el tránsito de los automóviles, aparecía una especie de enano que algo me decía mientras yo me burlaba de él. Con un movimiento borroso, el enano se ocultaba sobre su propio brazo. Al voltear estaba convertido en una máscara cadavérica, con un gorro similar a los del Ku Klux Klan (recuerdo que había visto una película sobre esta secta racista que me impactó). El enano se metía debajo de mis piernas para elevarme vertiginosamente y producir en mí el más genuino de los infiernos. No sé cuántas veces experimenté la pesadilla, pero siempre me despertaba justo en el momento en que el enano me dejaba caer en el vacío.
Hay algo de estas dos pesadillas que permanece discretamente en los pliegues de mi memoria, como si recibiera de ellas un campo en ruinas, una desolación, una prueba de que algo indecible se oculta en las formas que va adquiriendo la vida.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s