GardeLara: Una noche a piano y voz

image

Ingenuamente, no esperaba que lloviera. Y más ingenuamente aún, elegí salir con una bufanda como único abrigo. Caminar de la estación del metro Ermita a la entrada del Cenart fue suficiente para que mi cabello luciera como recién salido de la regadera. Una vez atravesadas las puertas quise llamar a mi amiga, dueña de un paraguas, para que me escoltara hasta el Auditorio Blas Galindo de la Escuela Superior de Música, pero el tiempo apremiaba y tenía ya muy poco que mantener seco. Así que aceleré los pasos. Extraordinariamente mi comadre había llegado antes que yo y ya me esperaba en la puerta del recinto. Pedimos las cortesías ganadas en alguna dinámica por internet y entramos. No está demás resaltar la amabilidad del agraciado muchacho que nos entregó los boletos.

Como la segunda llamada apenas era anunciada, dio tiempo para actualizarnos en lo muy reciente y reforzar lo ya platicado con anterioridad. Tercera llamada: la sala se oscureció y fueron proyectados dos breves fragmentos de películas en donde Carlos Gardel y Agustín Lara cantan sus canciones al frente de sus pianos. Así comenzó “GardeLara”, la entrega musical de Margie Bermejo del pasado 31 de agosto como a eso de las 19:00 hrs. Un concierto bitemático, un programa que combinó el repertorio de dos íconos inmortales de la música popular latinoamericana.

Los proyectores de luz se concentraron en Dimitri Dudin, el pianista, llegado de Rusia en agosto de 1990, quien, egresado del lejano Conservatorio Chaicovski de Moskú como compositor, pianista y musicólogo, esta vez nos sorprendió con su trabajo en la música popular, ámbito donde su experiencia es amplia. Baste decir que ha trabajado con Susana Zabaleta y Eugenia León. Tras los aplausos provocados por el solo de piano, apareció de saco y sombrero Margie Bermejo al estruendo de las palmas que la envolvieron. Una voz siempre impostada, educada y elegante, al tiempo que bohemia, arrabalera y popular. El primer tema que nos ofreció fue “Cuesta abajo” de Gardel:

“Por seguir tras de su huella
yo bebí incansablemente
en mi copa de dolor.

Pero nadie comprendía
que si todo yo lo daba
en cada vuelta dejaba
pedazos de corazón.”

“Rival de mi cariño, el viento que te besa, rival de mi tristeza mi propia soledad… Mi rival es mi propio corazón por traicionero, yo no sé cómo puedo aborrecerte si tanto te quiero”, dicen los versos de la canción de Lara que Margie interpretó a continuación como sólo a ella la he escuchado hacerlo. En el repertorio ofrecido escuchamos temas como “Melodía de arrabal”, “Mano a mano”, “Soledad”, “Volvió una noche” y “Golondrinas” de Carlos Gardel; hay que decir que Margie sabe cantar tangos porque es de madre argentina, lo trae de familia. Su otra mitad, la paterna, es mexicana, y quizá conjugar a los dos compositores es una manera de fusionar sus dos herencias culturales.

Otra fusión de la que fue posible ser testigos en aquella noche la protagonizaron el piano y la voz. El perfecto equilibrio entre ambos instrumentos se corrobora en todas y cada una de las piezas, por ejemplo, “Veracruz”, “Aventurera”, “María bonita”, “Tengo ganas de un beso”, “Arráncame la vida” o “Amor de mis amores” del Flaco de Oro. A mí me maravilla: estamos algo acostumbrados a que, cuando se trata de canciones, la instrumentación quede supeditada a la voz, pero este no es el caso, los acordes del piano dialogan con el fraseo vocal y en más de una ocasión protagonizan; Bermejo y Dudin hacen una pareja artística extraordinaria, los colores vocales arriesgados pero siempre certeros de ella quedan enmarcados en la riqueza tonal de las notas fascinantes, originales y chispeantes del pianista. Los complejos arreglos no podían ser más que de él mismo.

Como la memoria es selectiva, voy a decir que los puntos más álgidos de la velada musical estuvieron en la interpretación de “El día que me quieras” del argentino y en “Noche de ronda” del mexicano. Ambas son muestras de la potencia lírica de la canción popular, ambas son interpretadas con emoción, ambas ejecutas con virtuosismo, ambas son muestra de la estridencia estética de los músicos. Hay en ellas visos de “jazzismo”, leve blues y un innegable sabor clásico.

Para la cantante, el tango y la música de Lara son materia conocida. Si bien, además, ha dedicado una buena parte de su carrera a cultivar la llamada canción contemporánea, la experimentación vocal y la música de cámara, es lo popular su principal interés (prueba de ello los trabajos discográficos “El veneno que fascina” y “Al compás de un tango”).

Intercalando entre cada canción, la Bermejo nos platicaba anécdotas y curiosidades sobre la vida de los dos compositores: ¿sabían que el nombre completo de Agustín Lara era: Ángel Agustín María Carlos Fausto Mariano Alfonso Rojas Canela del Sagrado Corazón de Jesús Lara y Aguirre del Pino? ¿O que, a pesar de su conocido gusto por las mujeres, Gardel nunca se casó?

La presencia escénica de la cantante atrapaba la atención del público mediante sus movimientos coordinados con las melodías, se aproximaba al piano de su compañero y con miradas y gestos se ponían de acuerdo en los tiempos y entradas. Además del  instrumento musical, la escenografía la conformaba un banquito, un atril y una pequeña mesa donde descansaban un sombrero, el imprescindible vaso con agua para refrescar la garganta y algunas hojas de papel. Llamaba mi atención la presión a la que se veía obligado el pianista en ciertos momentos: los aplausos no le permitían terminar su ejecución hasta la última nota, por lo que debía acelerarla o cortarla de tajo.

El trabajo de los músicos, al final de la presentación, fue agradecida por los asistentes al bisar, siendo la pieza elegida “Azul”, escuchamos los últimos versos y notas cargados de emoción y aplausos, acto seguido las palmas dejaron de sonar y el auditorio se fue vaciando. Afuera la humedad reinaba y yo apenas pude contener las ganas de cantar.

Por Nervadura.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s